Saltear al contenido principal

¿Qué es el hambre emocional?

Aunque Xavi Savin no está demasiado de acuerdo con utilizar este término, lo que está claro es que a menudo confundimos determinadas emociones con hambre.

Síntomas del hambre emocional

Tiene características muy específicas, que difieren del hambre física. Algunos síntomas son:

  • Sientes hambre y acabas de comer
  • No eres capaz de aplacar esa sensación comiendo
  • Si realizas una actividad que mantiene ocupada tu cabeza, dejas de sentir hambre
  • No puedes controlar el impulso de comer
  • Comes de forma compulsiva
  • Eliges alimentos dulces o muy calóricos
  • Te arrepientes después de comer

¿Cómo lidiar con el hambre emocional?

En este podcast hemos contado con la colaboración de Núria Ródenas, Técnico Especialista de Farmacia y una apasionada de la psicología, además de ser nuestra FAN Nº1.
Núria no dudó en buscar ayuda profesional cuando se dio cuenta que su relación con la comida no era sana por culpa del hambre emocional, ha trabajado en mejorar esa relación y ayuda a otras personas gracias a su experiencia. Sus aportaciones para gestionar el hambre emocional son:

  • Enfrentarse al problema con la ayuda de 2 profesionales clínicos: un psicólogo, que te ayude a gestionar las emociones que te impulsan a comer y un nutricionista, que te asesore sobre alimentación saludable y buenos hábitos.
  • Dotarse de herramientas para un autoconocimiento en cuanto a pensamientos, emociones y conductas. Para ello la ayuda de un psicólogo es fundamental para elaborar un plan de acción, planificando objetivos y como conseguirlos. Estrategias, motivación, fuerza de voluntad, disciplina, saber poner límites, ser asertivos, tener un hobby, ser coherentes a nuestros valores… son muchos los temas a tratar que te ayudaran en el proceso de recuperación.

¿Qué estrategias seguir para gestionar el hambre emocional?

Xavi Savin nos cuenta cómo podemos hacer frente al hambre emocional:

  • Lo primero, ser capaz de tener control sobre tu conducta cuando comes, para ello lo mejor es planificar cuándo y qué vas a comer.
  • Gestionar tus emociones y reconducirlas en vez de asaltar la nevera. Saber identificar si tienes estrés, ira, pena…no dejarte secuestrar por ellas.
  • Aprende a diferenciar entre hambre física o emocional.
  • Convierte todo lo anterior en hábitos. Si no tienes una urgencia de salud importante (diabetes, hipertensión…) puedes ir trabajando de forma progresiva: sustituye tipos de alimentos por otros más saludables, reduce la ingesta de comida… de esta forma no te va a suponer tanto esfuerzo.

Te invitamos a escuchar el podcast y que nos comentes tus experiencias, recomendaciones sobre el tema.

Esta entrada tiene 0 comentarios
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba