Saltear al contenido principal

No pongas un gurú en tu vida

Gurú (según la RAE), se aplica a “En el hinduismo, ‘maestro espiritual o jefe religioso’ y, en general, ‘persona a quien se reconoce como maestro o guía en un ámbito determinado” pero en los últimos años le colgamos el nombre a todos aquellos “iluminados” que quieren vendernos algo ¿no?

El mundo online, las redes sociales y una buena campaña de marketing digital son una buena forma de llegar a todo el mundo vendiendo lo que sea. Tanto si quieres encontrar al amor de tu vida, ganar más dinero, aprender un nuevo idioma o perder peso, la idea es que en muy poco tiempo vas a conseguir tu propósito.

Cursos, talleres, charlas, ponencias y libros de autoayuda que siempre nos dicen lo mismo “si quieres puedes” “si lo deseas mucho, el universo conspira para que lo consigas” … A veces las cosas no salen como uno quiere, es perverso hacernos creer que todo lo que nos sale mal es solo por nuestra culpa,

¿Cómo actúan esos gurús, para conseguir atraer a su público?

  • Eligen una carencia. Todos tenemos algún problema o alguna área que necesitamos mejorar (perder peso, superar una separación, ganar más dinero…) Un buen gurú elige un tema concreto a desarrollar y el nicho de mercado correspondiente al que dirigirse. 
  • Se especializan. Una vez elegido el tema, se trata de recopilar toda la información sobre el mismo que pulula por el mundo, pasarlo por su filtro y venderse al mundo como experto en la materia, aunque solo se sepa un poco más que los potenciales clientes.
  • Usan un método. La clave es saber vender que gracias a unos sencillos pasos, vamos a conseguir aquello que tanto anhelamos. Si no lo conseguimos, la culpa será nuestra por no haberlo hecho bien o no haberlo intentado lo suficiente.
  • Apuestan por un buen diseño. Una web funcional, un logo representativo, poner nombres atractivos a los cursos, talleres o libros. Un bonito envase, vende bien el producto. Por supuesto también usar textos y mensajes que nos seduzcan, que nos inviten a comprar.
  • Saben dónde buscar. En el mundo online tenemos multitud de espacios donde buscamos “soluciones mágicas” a nuestros problemas: foros, comunidades, redes sociales… Un buen gurú sabe cómo mostrarse ante posibles clientes que finalmente acabarán siendo adeptos a su filosofía o mantra.
  • Buscan contactos. Si el personaje es listo y sabe venderse bien, puede acabar consiguiendo el reconocimientos de famosos (que también tienen carencias), eso le permitirá llegar a más gente, salir en medios y por supuesto conseguir mayor rentabilidad del negocio.

¿Qué debería alertarnos de que estamos delante de un gurú?

Si vamos a contratar los servicios de un terapeuta o profesional que nos parece que tiene la solución para nuestros problemas, deberíamos fijarnos en lo siguiente:

  • Si cuenta con titulación oficial sobre la especialidad que ejercen, para ello podemos acudir a los Colegios oficiales del ramo de la salud.
  • Proclaman tener la clave o el secreto para resolver tus problemas en muy poco tiempo.
  • Hacen grandes promesas que suenan milagrosas.
  • Hacen intervenciones genéricas en grupos masivos.
  • Sus intervenciones se basan en generar catarsis*.
  • Muestran a los participantes de sesiones, cursos, talleres en estado vulnerable.
  • Trabajan con una estructura piramidal.
  • Más que profesionales de la salud, adquieren el rol de estrellas del rock.
  • Te hacen sentir incómodos con tocamientos, miradas, palabras.
  • Hacen propuestas sexuales.

Si tenéis algún tipo de problema, desde Carpe Diem Podcast siempre os recomendamos acudir a profesionales de la salud, ellos están preparados para ayudaros. Puedes contactar con nosotros para recomendar profesionales especializados.

*Es utilizada en el área de la psicología para indicar la liberación de las emociones negativas. Esta definición se dio a conocer en el ámbito psicoterapéutico gracias al neurólogo Sigmund Freud.

Esta entrada tiene 0 comentarios
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba