Saltear al contenido principal

¿Cómo lidiar con el síndrome del impostor?

El síndrome del impostor te hace pensar que no eres tan inteligente, creativo o talentoso como parece. Mucha gente relevante ha reconocido que lo padece: actores, músicos, periodistas, pero también investigadores, científicos, deportistas… Nadie está libre de sufrirlo. Tras conseguir un objetivo (ya sea un trabajo, acceder a la universidad o la medalla de oro en los Juegos Olímpicos) puede pasar que el individuo sienta que es un fraude.

¿Qué es el síndrome del impostor?

Está asociado a personas exitosas que consideran que sus logros se deben al factor suerte, en vez de reconocer que en buena parte han sido conseguidos a su talento y esfuerzo.

Las personas perfeccionistas tienden más a subestimar su valía y minimizar el éxito, y a la larga puede acabar afectando de forma negativa a su trayectoria profesional.

¿Cómo saber si sufrimos el síndrome del impostor?

De entrada la insatisfacción, la ansiedad, la desmotivación o incluso la depresión pueden ser algunos de los síntomas, pero hay algunos otros con los que te sientas identificado:

  • Atribuyes tus logros a factores externos.
  • Dudas de tus capacidades.
  • No consideras que estés al mismo nivel que tus compañeros.
  • No te sientes capaz de cumplir las expectativas creadas.

¿Cómo superar el síndrome del impostor?

  • Acepta tus logros. Acepta tus capacidades, conocimiento y talento. Deja la falsa modestia a un lado y disfruta de tus éxitos. Deja que los demás te reconozcan el trabajo y los logros conseguidos.
  • Evita las comparaciones. Compararse con otros puede ser muy negativo. Para tener una autoestima sana, es mejor ver la capacidades de cada uno, alegrarse del trabajo de los demás, pero sin que eso nos condicione negativamente.
  • Busca ayuda. Según las estadísticas 7 de cada 10 personas pueden sufrir este síndrome. Si crees que es tu caso, no dudes en consultar con un profesional de la salud mental que pueda orientarte y ayudarte a superarlo.
  • Acepta nuevos retos. Enfrentarnos a nuevos retos pueden hacer que dudemos de nuestras capacidades. Explorar nuevas opciones y marcarnos nuevos objetivos, nos puede venir bien para descubrir todo lo que somos capaces de conseguir.

Digamos que este síndrome es todo lo contrario del que os hablamos en el post ¿Qué es el efecto cuñado?

Desde Carpe Diem Podcast siempre os recomendamos cuidar la salud y buscar personal cualificado . Puedes contactar con nosotros para recomendar profesionales especializados.

Esta entrada tiene 0 comentarios
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba